sábado, mayo 28, 2022
sábado, mayo 28, 2022

Verona, la ciudad más romántica de Italia, en bicicleta

distance from your position km , mi
directions
Una visita guiada en bicicleta es la forma ideal de disfrutar de la ciudad de Verona sin estrés, descubriendo nuevas perspectivas y entreteniendo incluso a los más pequeños.

Verona es una ciudad a escala humana y casi todos los principales lugares de interés histórico-artístico se encuentran a pocos metros unos de otros. Por eso, visitarla en bicicleta, quizá acompañado de un guía local que le cuente detalles inéditos sobre monumentos y edificios, le revele curiosidades y anécdotas y le ayude a sumergirse en el espíritu de la ciudad, puede ser realmente interesante. La bicicleta es una forma estupenda de desplazarse rápidamente, de descubrir los monumentos más lejanos y puede ser una experiencia original para toda la familia, perfecta también para quienes viajan con niños. Entonces, ¿por qué no salir?

Una excursión en bicicleta ideal parte de Piazza Bra, para admirar desde el exterior la Arena, uno de los anfiteatros romanos más famosos de Italia, donde todavía actúan artistas de fama mundial, en un ambiente absolutamente mágico. Continúe hacia la Via Cappello y la imperdible casa de Julieta, para contemplar la famosa estatua de bronce y el emblemático balcón, y luego diríjase a la adyacente Piazza dei Signori y al Arche Scaligere, un complejo funerario monumental de estilo gótico. Así que, ¿por qué no se detiene en la encantadora Piazza delle Erbe, donde podrá admirar los edificios renacentistas, hacer algunas compras entre los puestos de souvenirs y quizás regalarse un capuchino o un spritz, según la hora del día? Desde aquí, a través de las estrechas calles del centro histórico, puede dirigirse hacia el río Adigio, para detenerse en la Piazzetta Bra’ dei Molinari y disfrutar de la espectacular vista del río y las colinas, y tomar la encantadora calle Ponte Pietra, con sus encantadoras pequeñas tiendas, bares y restaurantes típicos. Después de haber echado un vistazo al Ponte Pietra, el puente más antiguo de Verona, el único que queda de la época romana, llegará al Duomo, el principal lugar de culto católico de la ciudad, cuyo nombre oficial es Cattedrale di Santa Maria Assunta. Tras pasar por Castelvecchio, una fortaleza medieval que alberga una importante colección de arte, puede dirigirse a uno de los barrios más antiguos de la ciudad para admirar la espléndida basílica románica de San Zeno Maggiore, que alberga una obra maestra de Mantegna, el Cristo muerto.

Pero las maravillas de Verona aún no han terminado: cruzando el puente medieval de Castelvecchio, con sus almenas y torres, pasamos a la orilla izquierda del Adigio, donde nos esperan otros dos sitios imperdibles: el Teatro Romano y el Castillo de San Pietro. El primero es un anfiteatro que data del siglo I a.C., encaramado en la ladera de la colina de San Pietro, donde todavía hoy se celebran representaciones teatrales y eventos. En su época de máximo esplendor, el teatro contaba con una serie de espectaculares terrazas a distintos niveles, que terminaban justo en la explanada que hoy alberga el Castillo de San Pietro, última parada de este recorrido ideal por la ciudad. Se puede llegar directamente subiendo la escalera que se desarrolla junto a los restos del teatro, pero también se puede llegar mediante un cómodo funicular o la carretera normal.  Una vez en la cima, además de admirar la enorme fortaleza, construida con fines militares entre 1852 y 1858, sobre las ruinas de un castillo preexistente del siglo XIV, no podrá evitar quedar encantado por la espléndida vista panorámica de toda la ciudad que aparece ante usted. Si puede, planifique su itinerario de forma que esté aquí al atardecer: le resultará fácil entender por qué Verona está considerada la ciudad más romántica de Italia.

Sigue soñando