martes, diciembre 6, 2022
martes, diciembre 6, 2022

En el camino de Casanova en Venecia

distance from your position km , mi
directions
Casanova encarnó plenamente el siglo XVIII veneciano: un mundo de frivolidad, desenfreno, fiestas interminables, juegos, banquetes y escapadas atrevidas.

Giacomo Casanova fue un aventurero, escritor, rompecorazones e incluso un agente secreto. Su vida era una mezcla de lujo, aventura, amor y juego, pero también prisiones miserables, escapadas nocturnas por calles y canales, exilio y vagabundeos interminables.

La casa de Casanova, así como su jardín y sus cafés favoritos pueden ser explorados gracias a un museo temático y a las experiencias especiales de Casanova. Huérfano de padre e hijo de una madre actriz, Casanova nació en 1725 en el barrio de San Marco, donde pronto quedó al cuidado de su abuela. Fue entonces el poeta erótico Giorgio Baffo, asiduo pretendiente de la madre de Casanova, quien lo inició en el arte de la seducción. A Casanova, además de las mujeres, le gustaba comer y beber, los banquetes y las «cicchetterie» (tabernas donde se bebe y se comen las especialidades locales).

La historia cuenta que se reunía con sus amantes en la zona de Rialto, donde todavía se pueden encontrar las viejas tabernas que frecuentaba. Había cientos de mujeres en la vida de Casanova. Una de las aventuras más legendarias del seductor fue la de la que llamó M.M., una monja de clausura, quizás una noble de la aristocracia veneciana. Casanova fue ciertamente un gran seductor, un jugador empedernido en el Casino de Venecia, pero también un viajero y un aventurero.

Fue una de las pocas personas que escapó de los Piombi, las terribles prisiones del Palacio Ducal, donde había sido encarcelado por libertinaje, magia, masonería y vilipendio de instituciones. Logró, gracias a la ayuda de su compañero de celda, escapar por los tejados a través de un agujero en el techo, y luego fingió ser un visitante atrapado en el edificio.

Sigue soñando