sábado, mayo 28, 2022
sábado, mayo 28, 2022

El Valentino, una residencia real en el río

distance from your position km , mi
directions
Situado a orillas del Po, y con una superficie de 550.000 metros cuadrados, el Parque del Valentino es el parque público más grande y más antiguo de la ciudad, muy querido por los habitantes de Turín. En su interior se encuentran numerosos tesoros, entre ellos el Castillo del Valentino, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1997 y que forma parte del circuito de las Residencias Reales de Turín y Piamonte, el Borgo y el Castillo Medieval y el Jardín Botánico.

El Castillo del Valentino data del siglo XVI, pero fue completamente reconstruido más tarde, a partir de 1633, con un estilo claramente inspirado en los castillos franceses. Desde la segunda mitad del siglo XIX está rodeado por el parque homónimo de Turín, del siglo XIX, que domina las orillas del Po. El Castillo alcanzó su máximo esplendor bajo la dirección de Cristina de Francia, que lo había elegido como su «maison de plaisance«, ampliándolo según el gusto francés y renovando la rica decoración de las habitaciones del piso principal.

Con el paso del tiempo, el Valentino fue utilizado para diferentes propósitos: como escuela veterinaria durante el período francés, cuartel desde 1824, Real Escuela de Aplicación para Ingenieros desde 1859, y al final como sede de la Facultad de Arquitectura del Politécnico de Turín.

En una superficie de 27.000 metros cuadrados situada a la izquierda del Castillo se encuentra el Jardín Botánico (desde 1729). Fundado en 1729 por Vittorio Amedeo, aqui hay numerosas plantas raras e invernaderos, un herbario y una biblioteca que conserva antiguas huellas botánicas.

Junto con la Villa della Regina, el Castillo de Valentino era una de las residencias favoritas de duquesas, princesas y reinas, mientras que el Palazzina di Caccia di Stupinigi y la Reggia di Venaria se construyeron como residencias de caza y de campo respectivamente. Los castillos de Rivoli y Moncalieri fueron construidos originalmente como fortalezas, pero más tarde se transformaron en acogedores «lugares de placer».

Sigue soñando