martes, diciembre 6, 2022
martes, diciembre 6, 2022

Galería, la «sala de estar» de Milán

distance from your position km , mi
directions
Situada en el corazón de Milán, la Galería Vittorio Emanuele II que conecta la Piazza del Duomo con la Piazza della Scala es una extraordinaria arquitectura emblemática de la identidad milanesa, que combina belleza, arte y lujo bajo un impresionante cielo de cristal.

Por su elegancia y su vocación de punto de encuentro desde hace más de 150 años, puede considerarse el centro comercial más antiguo del mundo.

Para celebrar la unidad nacional, entre 1865 y 1867 Milán construyó la Galería Vittorio Emanuele II, llamada así en honor al primer Rey de Italia, según un diseño del arquitecto Giuseppe Mengoni. La arquitectura de la gran calle cubierta es una revuelta de mármol, estuco y mosaicos y está dominada por una asombrosa cúpula de hierro y vidrio de cincuenta metros de altura. Sobre los edificios centrales, que delimitan el espacio del «Octágono«, hay cuatro grandes representaciones del mundo (África, América, Asia y Europa), que celebran la centralidad de la ciudad en el circuito económico y cultural internacional. Desde el principio la Galería se convirtió en un destino privilegiado para el paseo de la ciudad, un lugar de eventos y de encuentro para la burguesía de la ciudad, los artistas, los hombres de letras y los músicos, entre ellos Giuseppe Verdi y los futuristas.

Durante más de 150 años una parte integral del corazón palpitante de la ciudad, ha sido un monumento, calle cubierta y hogar de tiendas y restaurantes exclusivos. Inmediatamente después de su inauguración, decenas de elegantes tiendas abrieron bajo sus bóvedas y todavía hoy «la Galería» es sinónimo de lujo con sus exclusivas boutiques (Louis Vuitton, Prada, Armani, Versace, Gucci, Borsalino y muchas otras) y sus históricos restaurantes y cafés como Savini, Cracco y Camparino in Galleria.

Para los más supersticiosos, hay un ritual que no se quieren perder. En el suelo de una de las alas laterales de la galería, hay un mosaico de toro. Según la tradición, para evitar la mala suerte, los turistas y los milaneses se dirigen al mosaico del toro danzante, girando una vez y aplastando firmemente sus talones en sus testículos.

Y para aquellos que quieran probar la tradición a pocos pasos de la Galería se encuentra Luini (sus famosos «panzerotti» son inimitables), mientras que para quien quiera probar un auténtico espresso y soluciones alternativas a base de café, no se pierda la tienda insignia de Lavazza.

Sigue soñando