jueves, julio 7, 2022
jueves, julio 7, 2022

Peschiera del Garda: el pueblo/fortaleza  

distance from your position km , mi
directions
Macizos baluartes, edificios históricos, restos romanos y puentes sobre los canales. El centro histórico de Peschiera fue moldeado por las necesidades militares de los venecianos y hoy tiene el aspecto de una encantadora ciudadela fortificada.

Con vistas a la orilla más meridional del lago de Garda, Peschiera del Garda se encuentra a pocos kilómetros de Verona y desde 2011, gracias a su sistema fortificado, ha sido incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, junto con otros lugares representativos de las obras de defensa venecianas entre los siglos XVI y XVII. Se trata de un auténtico pueblo fortificado, construido por los venecianos con soluciones revolucionarias de arquitectura militar para defender sus tierras. La zona en la que se encuentra Peschiera, de hecho, en la desembocadura del río Mincio, en la vía que, desde la época romana, cruzaba el norte de Italia de este a oeste, siempre ha tenido una gran importancia estratégica. La exploración de esta singular fortaleza sobre el agua debe comenzar con un recorrido por las murallas que la rodean, siguiendo las antiguas trincheras de patrulla desde las que se puede disfrutar de una espléndida vista.

Estos imponentes muros de ladrillo que emergen de las aguas del río Mincio, fueron construidos sobre postes de madera plantados en el fondo del canal, como la mayoría de los palacios de Venecia. Esta técnica impide que la madera, adherida al barro, entre en contacto con el aire, evita que se pudra y la conserva a lo largo de los siglos. Hoy en día los baluartes están cubiertos de una espesa vegetación, parques y jardines que hacen aún más agradable el paseo por ellos. Bajando de las murallas y entrando en el pueblo, en la plaza Ferdinando di Savoia, se encuentra otro importante lugar histórico: las excavaciones arqueológicas de Arilica, la antigua Peschiera. Se pueden ver los restos de un sistema urbano formado por pequeñas y modestas viviendas, suelos de mosaico, almacenes y depósitos de mercancías, conectados por callejones empedrados, típicos de un pueblo de pescadores. Junto a las excavaciones se encuentra la interesante iglesia de San Martino, que parece levantarse sobre un antiguo templo de Júpiter, y, en el lado opuesto, el largo y austero edificio de la prisión militar, en uso hasta finales de los años 90, que fue originalmente el hospital militar austriaco.

Desde la Piazza Savoia se puede continuar hacia el que es uno de los símbolos de Peschiera, el Ponte dei Voltoni, del siglo XVI, con sus cinco llamativos arcos de ladrillo. El puente conecta las dos islas principales de la ciudad y domina el llamado Canale di Mezzo. Desde aquí, la vista de las barcas de los pescadores y de la pequeña isla con su exuberante vegetación, más allá de la cual las aguas del lago desembocan en el río, es realmente notable. Al cruzar el puente se llega al antiguo barrio militar de los Habsburgo, construido hacia 1850. No te pierdas el Caserma dell’Artiglieria, un gran arsenal construido por Radetzky en la fortaleza de Peschiera. Hoy en día alberga el Archivo Histórico y la Biblioteca Cívica, así como espectáculos, exposiciones y eventos, y el Museo della pesca e delle tradizioni locali (Museo de la Pesca y las Tradiciones Locales).

Como habrá adivinado, Peschiera es un auténtico museo al aire libre, rico en restos históricos e interesantes ejemplos de arquitectura militar, muchos de los cuales han sido bellamente restaurados y puestos en valor; es imposible enumerarlos todos, pero lo que sí es cierto es que esta ciudad fortificada merece (al menos) una visita de un día entero. Entre sus callejones encontrará un sinfín de tiendas de recuerdos y ropa, restaurantes, hermosos edificios históricos, plazas e iglesias. Peschiera del Garda también cuenta con hermosas playas donde regalarse un descanso, como la Spiaggia dei Cappuccini o, si viaja con su perro, la Braccobaldo Bau Beach.

Sigue soñando