jueves, julio 7, 2022
jueves, julio 7, 2022

Bellagio, la perla del lago

distance from your position km , mi
directions
A sólo 50 minutos en coche de Como, a lo largo de la orilla del lago, Bellagio es un maravilloso pueblo donde el tiempo parece detenerse.

Situada en el punto en que se dividen las dos ramas del lago de Como, la ciudad de Bellagio ha recibido el apodo de «perla del lago» por su belleza y singularidad. Llegar hasta allí es muy fácil y podrá elegir entre el tren, el coche, la bicicleta de las ciudades cercanas y las motos, por no hablar de los barcos e hidroplanos que conectan las principales ciudades del lago. Íntima y colorida, la ciudad tiene dos niveles diferentes. La parte baja incluye el paseo del lago, lugar preferido para tomar un aperitivo al atardecer o almorzar con vistas, boutiques, hoteles de lujo y hermosos jardines, mientras que subiendo escalones de piedra y calles empedradas se llega a la parte alta, que alberga el casco antiguo.

Entre las joyas del casco antiguo se encuentra la Basílica de San Giacomo, una obra maestra del siglo XII con frescos, capillas, mosaicos y pinturas, entre las que destaca la Deposición de Jesús en el Sepulcro, de Perugino, y flanqueada por un alto campanario. A poca distancia, cerca del ayuntamiento, se encuentra la pequeña iglesia medieval de San Giorgio. Un paseo por el casco antiguo ofrece la oportunidad perfecta para hacer algunas compras entre las boutiques y tiendas de artesanía local, donde se pueden adquirir desde preciosos pañuelos de seda hasta artículos de cuero y recuerdos. Por no hablar de que no faltan los restaurantes donde se puede comer algo mientras se admira el lago desde una posición panorámica.

Bellagio también es famosa por la presencia de prestigiosas villas históricas. Entre ellas, la Villa Serbelloni, del siglo XVIII, construida sobre las ruinas de un antiguo castillo y transformada ahora en un hotel de lujo propiedad de la Fundación Rockefeller de Nueva York. El acceso está reservado a los huéspedes del hotel, pero aún así se puede disfrutar de un paseo por su hermoso parque abierto al público, lleno de senderos, plantas raras, estatuas y con una vista incomparable. Siguiendo el camino también se puede llegar al cercano Convento dei Cappuccini (convento de los Capuchinos). En el camino de vuelta no deje de detenerse a admirar la belleza de los jardines de Villa Melzi, adornados con capillas, estanques de nenúfares, un jardín oriental, varios senderos botánicos y un museo, y abiertos al público de marzo a octubre.

Sigue soñando