jueves, agosto 18, 2022
jueves, agosto 18, 2022

San Miniato al Monte, entre el cielo y la tierra

distance from your position km , mi
directions
Cándida y elegante, durante mil años la antigua abadía benedictina ha vigilado Florencia desde su colina más alta. Dando paz, maravilla y una vista impresionante.

Lejos del abarrotado centro de la ciudad, en un punto alto con una vista atractiva y romántica, se encuentra una de las más bellas basílicas de Florencia, San Miniato al Monte. La refinada fachada con motivos geométricos de mármol blanco y verde, una elegante expresión del estilo románico florentino, es inmediatamente reconocible en la parte superior de la larga escalera monumental. Aún más sorprendente es el interior, donde las decoraciones de mármol bicolor coexisten con los frescos de los siglos XIII-XV, el suntuoso mosaico dorado del ábside y el suelo con incrustaciones del siglo XII. Al final de la nave se encuentra la Capilla Renacentista del Crucifijo de Michelozzo, situada frente a la cripta y el presbiterio elevado.

Desde su fundación en 1013, han surgido leyendas y misterios alrededor de la iglesia de San Miniato al Monte, ligados a su particular simbología, como la recurrencia del número 5 en las decoraciones y estructuras, o la gran rueda incrustada en el suelo frente al portal central. La Sacristía con los frescos de las Historias de San Benito de Spinello Aretino (1387) y el oasis de paz del pequeño Cementerio de la Puerta Santa merecen una visita. Desde 1018 una pequeña comunidad de monjes benedictinos vive en el convento adyacente (no abierto a los visitantes) y tiene una farmacia en la que se venden remedios de hierbas y productos de repostería producidos por los frailes.

Se puede llegar a San Miniato al Monte subiendo desde el Piazzale Michelangelo. Si quiere sumergirse en la paz casi mística del lugar, puede llegar a las 7 de la mañana para participar en la alabanza y la misa matutina, después de lo cual se cierra hasta las 9.30.

Sigue soñando