martes, diciembre 6, 2022
martes, diciembre 6, 2022

El Palacio Pitti, un palacio para tres dinastías

distance from your position km , mi
directions
Símbolo de riqueza y poder, el Palazzo Pitti fue habitado por los Medici, luego por los Habsburgo-Lorena y, después de la unificación de Italia, por los Saboya. Este imponente palacio renacentista se encuentra en Oltrarno, al pie de la colina de Boboli, donde también se puede admirar el maravilloso Jardín de Boboli, uno de los ejemplos más importantes de jardines italianos en el mundo.

La arquitectura original del edificio situado a los pies de la colina de Boboli se remonta al siglo XV y «Pitti» es el apellido de su primer propietario, el banquero florentino Luca Pitti, un gran rival de la familia Medici. Fue comprada en 1550 por Cosme I de’ Medici y Eleonora di Toledo para transformarla en la nueva residencia del gran ducado de la familia y pronto se convirtió en el símbolo del poder de los Medici sobre la Toscana. Bartolomeo Ammannati, el arquitecto preferido del Gran Duque, amplió la fachada, construyó el imponente patio (que sirvió como un espléndido escenario para grandes eventos) y creó el magnífico jardín italiano de Boboli detrás del palacio. Fue Giorgio Vasari, en cambio, quien construyó en 1565 el famoso Corredor Vasari que conectaría el Palacio Pitti con el Palacio Vecchio, pasando por el Ponte Vecchio y los Uffizi.

En la actualidad, el Palacio Pitti alberga cuatro museos diferentes: el Tesoro de los Grandes Duques en la planta baja, la Galería Palatina (donde se encuentran algunas de las salas más bellas de todo el complejo) y los Apartamentos Imperial y Real en la planta principal del Palacio, la Galería de Arte Moderno y el Museo de la Moda y el Traje en el segundo piso.

Los Jardines de Boboli y el Palacio Pitti se desarrollaron juntos durante tres siglos y bajo tres dinastías diferentes: los Médicis, los Habsburgo-Lorena y los Saboya. Fueron los Médicis los primeros en diseñar el trazado, creando el modelo del jardín italiano que se convertiría en un ejemplo para muchas cortes europeas. Poblado por estatuas antiguas y renacentistas, decoradas con cuevas -incluyendo la famosa Grotta del Buontalenti junto a la primera salida del Corredor Vasari- y grandes fuentes, como las de Neptuno y el Océano, es un verdadero museo al aire libre. La zona de terrazas incluye el pabellón rococó, conocido como la Kaffeehaus, y la Limonaia. En el centro del Jardín de Rosas está el Palazzina del Cavaliere, que alberga el Museo de la Porcelana.

Sigue soñando