jueves, agosto 18, 2022
jueves, agosto 18, 2022

Ravello. Una terraza en el infinito

distance from your position km , mi
directions
Desde la cima de los montes Lattari, Ravello domina la costa amalfitana ofreciendo unas vistas de incomparable belleza. Su laberinto de calles estrechas y villas con vistas al mar rodeadas de exuberantes jardines han encantado a intelectuales y artistas de todas las épocas.

Ravello se encuentra ligeramente en el interior, a unos 365 metros sobre el nivel del mar, entre Minori y Amalfi, en una posición estratégica, que la hace perfecta como base tanto para las excursiones por el mar como para el senderismo por las montañas, ofreciendo además unas vistas de una belleza inigualable. Precisamente por su posición ligeramente desfilada, se ha mantenido como uno de los lugares más auténticos de la costa. Sus bellezas arquitectónicas y sus miradores dejan sin aliento y a lo largo de los siglos han encantado a visitantes de todo tipo y han llenado de pasión el corazón de muchos escritores, compositores y artistas.

La cultura siempre ha desempeñado un papel importante en Ravello, que sigue atrayendo a la jet-set internacional gracias al Festival de Ravello, uno de los eventos musicales más importantes de Italia, que suele celebrarse en julio. La ubicación tradicional del Festival es la hermosa Villa Rufolo, una de las perlas del lugar: construida en estilo morisco en el siglo XIII, desde sus jardines aterrazados orientados al este ofrece una vista impresionante de toda la costa. Este lugar mágico hechizó, entre otros, al compositor alemán Richard Wagner, que se inspiró en él para su Parsifal, pero también a Boccaccio, que ambientó aquí una de sus novelas. Un tesoro igualmente asombroso de Ravello es Villa Cimbrone, con su exuberante vegetación y la famosa Terraza del Infinito, delineada por una serie de bustos de mármol que destacan en un increíble contraste de color contra el cielo azul y el mar. Fue aquí donde Virginia Woolf y otros intelectuales y artistas ingleses, miembros del famoso grupo de Bloomsbury, pasaron sus veranos a principios del siglo XX. Hoy la villa alberga un hotel de lujo, pero los jardines están abiertos al público.

Digna de mención es también la catedral de Ravello, que domina la céntrica plaza del Vescovado y da la bienvenida a los visitantes con su espléndido portal con bajorrelieves de bronce, realizados en 1179 en Constantinopla y traídos aquí por mar. Construida en el siglo XI en una mezcla de estilo barroco y romano, es una de las catedrales más antiguas de Italia y en su interior alberga la ampolla de la sangre de San Pantaleone, que, al igual que la de San Genaro en Nápoles, aparentemente se licúa cada año el 27 de julio. Por último, un poco de compras: es un placer perderse por las estrechas calles y callejones de Ravello y curiosear en las pequeñas tiendas de artesanía en busca de un recuerdo que llevarse a casa. Entre los artículos más buscados están las espléndidas cerámicas, verdadera marca de la costa, pero también las joyas, sobre todo de coral, y, obviamente, los productos alimenticios y vinícolas de la zona.

Sigue soñando