jueves, agosto 18, 2022
jueves, agosto 18, 2022

Entre las piedras blancas de Lecce

distance from your position km , mi
directions
Cuna del Barroco de Salento, Lecce es una ciudad mágica, culturalmente viva, que hay que visitar con calma, disfrutando de todos los matices blancos de sus palacios e iglesias.

La historia de Lecce, conocida como la «Florencia del Sur«, hunde sus raíces en un pasado lejano y está marcada por diversas dominaciones: desde los mesapios, que fundaron los primeros asentamientos en torno al siglo VIII a.C., los romanos, de los que hay muchos restos bien conservados, hasta el Reino de Nápoles, a partir de mediados del siglo XIV, al que debemos maravillosos palacios e iglesias barrocas enclavadas en las calles del centro. Un rasgo distintivo de Lecce es el estilo barroco: un derroche de estatuas, ricas decoraciones y líneas intrincadas, realizadas con la llamada pietra leccese, un material especialmente maleable, con un color característico que va del blanco al beige y que viste a toda la ciudad de tonos blancos.

Las calles del centro de Lecce son un museo al aire libre, y pasear por ellas es como darse un chapuzón en el Renacimiento. Un ejemplo es la Piazza del Duomo, donde destaca la Catedral de Maria SS. Assunta, situada en una esquina, con su espléndida fachada del siglo XVII y el imponente campanario, que se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad a lo largo de los años, pero también en un punto de referencia para orientarse en el laberinto de calles estrechas del centro histórico. Junto a la catedral se encuentra el Palacio Episcopal, con su espléndida logia, y a su derecha, el Palacio del Seminario, con su fachada decorada con sillería, que hoy alberga el Museo Diocesano de Arte Sacro, así como un característico patio interior, sombreado por cítricos.

Otro ejemplo admirable del barroco de Lecce es la iglesia de Sant’Irene dei Teatini, dedicada a la patrona de la ciudad hasta 1656. La fachada tiene una planta de doble orden, con un portal coronado por la estatua de piedra de Santa Irene, mientras que el interior, de perfecto estilo barroco, es majestuoso e imponente, con una cruz griega y una sola nave. No hay que perderse la Basílica de Santa Croce, construida entre el siglo XVI y finales del XVII. Su monumental fachada, ricamente decorada con símbolos cristianos, columnas corintias, figuras grotescas o alegóricas, animales fantásticos y querubines, y coronada por un gran rosetón central, es, junto con el adyacente Palazzo dei Celestini, la máxima manifestación del barroco de Lecce. No muy lejos, la plaza de Sant’Oronzo, que lleva el nombre del patrón de la ciudad, contiene otras obras maestras de incalculable valor pertenecientes a diferentes épocas y estilos. La plaza está dominada por el elegante Palacio del Sedile, del siglo XVI, que a lo largo de los años se ha utilizado para diversos fines institucionales y ahora acoge exposiciones y muestras de arte.

Pero lo que atrae inmediatamente la atención es, sin duda, el anfiteatro romano, de forma elíptica, que data del siglo II d.C., del que sólo queda una parte intacta, pero que deja ver todo el esplendor de su pasado. Frente al anfiteatro se encuentra la iglesia de Santa Maria della Grazie, obviamente de estilo barroco, mientras que en el centro de la plaza se encuentra la Columna de Sant’Oronzo, con una estatua de madera recubierta de bronce que representa al santo. La plaza de Sant’Oronzo es el salón de la ciudad, el tradicional lugar de encuentro de Lecce y el escenario de diversos actos públicos. En las cercanías se encuentra también la iglesia de San Giuseppe, otro bello ejemplo del barroco, y el castillo de Carlo V, un bastión fortificado construido en 1500 por el emperador Carlo V. Muy remodelada a lo largo de los siglos, conserva el cuerpo central original del siglo XII. Antaño utilizado con fines defensivos, hoy alberga exposiciones de arte y actos culturales.

Sigue soñando