viernes, octubre 7, 2022
viernes, octubre 7, 2022

Las Villas del Lago de Garda: un patrimonio único en el mundo

distance from your position km , mi
directions
Gracias a las suaves temperaturas y al impresionante paisaje, a lo largo de los siglos han surgido una serie de increíbles casas históricas a lo largo de las orillas del lago de Garda, en algunos casos todavía habitadas, en otros transformadas en museos u hoteles de lujo. Visitar uno o, por qué no, pasar una noche en él, es una auténtica inmersión en la historia.

Fascinantes y misteriosas, a menudo con vistas al lago y rodeadas de hermosos jardines, las villas del lago de Garda asombran a los visitantes por su belleza y grandeza. Tienen un gran interés histórico, arquitectónico y cultural, y su visita supone una inmersión en el pasado y en la historia de la zona y de las familias que la habitaron. No en vano, hoy algunos de ellos se utilizan como espacios expositivos: es el caso, por ejemplo, de la monumental Villa Cargnacco, en Gardone Riviera, más conocida como Il Vittoriale, que fue la casa del poeta Gabriele D’Annunzio y que hoy es uno de los museos más visitados de Italia. Otra espléndida residencia, que puede visitarse con cita previa, es Villa Scipione Borghese, también conocida como Villa Cavazza o Villa De Ferrari. Se encuentra en la Isola di Garda, un lugar que en sí mismo merece un pequeño excursus. Es la mayor de las islas de Garda y está situada a unos 200 metros de la costa, en el territorio de San Felice del Benaco. Ya habitada en tiempos de los romanos, esta exuberante isla fue entonces refugio de piratas, antes de convertirse en un centro eclesiástico gracias a San Francisco de Asís, que construyó aquí una pequeña ermita. A lo largo de los siglos, artistas y personajes ilustres se han alojado en la isla, como Dante Alighieri (de quien se dice que la mencionó en su Divina Comedia), San Antonio de Padua y la cantante de ópera Adelaida Malanotte, la inolvidable intérprete de las óperas de Rossini. Villa Scipione Borghese se construyó entre 1894 y 1901 en estilo neogótico-veneciano, y pronto se enriqueció con un jardín de estilo italiano dispuesto en terrazas, con elaborados diseños de setos y arbustos en flor. Sólo se puede llegar en barco, con un viaje muy corto, y hoy es propiedad de la familia Cavazza, que organiza visitas guiadas tanto al parque como al interior desde 2002.

Tampoco hay que perderse la Villa Bettoni, un admirable ejemplo de arquitectura del siglo XVIII, a la que no en vano llaman «el pequeño Versalles«. Se encuentra en Bogliaco di Gargnano, en la orilla lombarda del lago, y está rodeado de jardines a la italiana con cítricos y olivos. Alberga una galería de arte barroco, una gran biblioteca, estucos, muebles de época, esculturas y frescos originales. Pero lo que te deja literalmente sin palabras es la gran escalera: adornada con esculturas mitológicas, conduce al magnífico salón con frescos que ocupa tres plantas enteras del palacio. Esta residencia también ha acogido a personajes famosos como Napoleón, Giacomo Puccini, Victor Hugo y Giuseppe Garibaldi. Todavía habitado por la familia Bettoni, puede visitarse con cita previa tanto en el interior como en el exterior, además de estar disponible como lugar para eventos y bodas. También en Gargnano hay dos villas propiedad de la familia Feltrinelli, uno de los principales exponentes del capitalismo italiano. La primera es ahora una de las sedes de la Universidad de Milán, mientras que la segunda, que fue la casa y el cuartel general de Benito Mussolini durante la Segunda Guerra Mundial, alberga un prestigioso hotel. Además de un lujoso mobiliario de época y un parque espectacular, el hotel cuenta con un restaurante con estrella Michelin.

Otra joya arquitectónica de valor incalculable del lago de Garda es Villa Guarienti, un edificio del siglo XVI situado en Punta S. Virgilio, uno de los lugares más pintorescos de la costa veronesa, con vistas a una romántica playita conocida como «delle sirene». Rodeada de un jardín italiano del Renacimiento tardío de los años 1700 en el que crecen cipreses, olivos, palmeras y limoneros, la villa también incluye una pequeña iglesia de origen más antiguo que el cuerpo principal y un pequeño puerto que todavía está en funcionamiento, permitiendo el acceso desde el agua. Sigue siendo propiedad de los condes Guarienti di Brenzone, descendientes de la familia Savoia, pero ya no está habitada y ahora se puede visitar porque alberga un alojamiento, un espacio para eventos y un restaurante. Villa Albertini, situada a poca distancia de la ciudad de Garda, es otra espléndida residencia que domina la Gardesana, la carretera que recorre la orilla oriental del lago. Construido entre 1500 y 1600, se caracteriza por sus cinco inconfundibles torres rojas y está rodeado por un parque de seis hectáreas que sube por la colina, donde crecen muchas especies de árboles como magnolias, cipreses y palmeras. Este inmenso y pintoresco pulmón verde está, afortunadamente, abierto al público: los visitantes pueden perderse entre senderos, fuentes y cuevas, hasta el punto panorámico donde se encuentra la torre principal, que domina un pequeño lago. Otro parque bien cuidado que no decepcionará a los amantes de la naturaleza es parque de Villa Boghi, en Limone sul Garda. La villa alberga ahora el Ayuntamiento de la ciudad, por lo que no es accesible, mientras que el jardín está abierto al público: salpicado de plantas exóticas, cítricos y olivos, es especialmente famoso por su encantadora casa de limones, una de las más antiguas de la zona.
Si dispone de poco tiempo, puede optar por una de las muchas excursiones en barco que le permitirán admirar un buen número de ellas desde el exterior, incluso las privadas, desde una perspectiva inusual y sin duda sugerente.

Sigue soñando